Mamoplastia de reducción: qué es y cuándo puedes hacértela

Un volumen excesivo en el pecho puede conducir a problemas de autoestima. Esta es una circunstancia con la que posiblemente te identifiques. ¿Sabías que tiene solución? La mamoplastia de reducción es un procedimiento que permite trabajar sobre el exceso de grasa y reducirla de manera localizada. Te contamos en qué consiste y cuánto puedes realizarla. 

¿Qué es la mamoplastia reductora?

Generalmente, consideramos que unas mamas tienen dimensiones normales cuando rondan los 400 gramos de peso. Sin embargo, hay personas que tienen un volumen mayor, lo que se denomina «hipertrofia mamaria» cuando supera el 50 % de esta magnitud. Obviamente, tendríamos que efectuar un diagnóstico personalizado y atender a su constitución, altura y peso. 

Incluso sin entrar en esa calificación, muchas mujeres sienten que el tamaño de sus pechos es demasiado grande. La solución más adecuada es la cirugía de mamoplastia de reducción, en la que conseguimos eliminar parte del tejido y la grasa. Es un proceso que se efectúa en quirófano y siempre bajo anestesia general. De este modo, conseguimos que la paciente esté cómoda y maximizamos el porcentaje de éxito. 

Notarás de forma inmediata que el tamaño y el peso de tus senos se ha visto reducido. No obstante, el resultado final lo verás de forma gradual, puesto que tras la cirugía tendrás algo de inflamación e hinchazón. 

Conoce cómo se hace la cirugía de reducción mamaria

La base de la confianza es la información, y con ese objetivo hemos querido mostrarte el procedimiento para una cirugía de reducción mamaria. La técnica dependerá siempre del perfil que posea el paciente, para lo que se diseña un plan de actuación: 

  • Se realizan incisiones estratégicas, abriendo la puerta al tejido glandular para eliminar con precisión el exceso de grasa, piel y tejido mamario. 
  • La reducción del volumen se realiza eliminando una cantidad específica de tejido y aliviando inmediatamente los problemas asociados con senos demasiado grandes. 
  • El reposicionamiento da forma a una apariencia más estética y juvenil. Incluso la areola y el pezón pueden ser reubicados con maestría. 
  • El cierre cuidadoso de las incisiones minimiza las cicatrices para revelar una nueva confianza y una figura rejuvenecida. En cada procedimiento, ofrecemos una transformación integral que va más allá de lo estético, priorizando el bienestar.

Además, en cada paso del plan de actuación nuestro equipo intenta adaptarse a las necesidades de cada paciente para poder lograr las metas y objetivos previamente consensuados. Para ello, la comunicación es la clave de todo el procedimiento para que ambas partes, tanto paciente como equipo quirúrgico, conozcan los límites y fronteras a superar para conseguir unos senos con menor peso y volumen.

¿Cómo sabes si necesitas una mamoplastia reductiva?

Si tienes dudas sobre si una reducción de pecho es o no para ti, podemos guiarte y mostrarte los diferentes síntomas de que un exceso en el tamaño de las mamas no es solo cuestión estética (que ya de por sí puede ser un motivo de peso), sino que también se debe tratar para que no perjudique a la calidad de vida: 

  • Dolor: el exceso de peso deriva en sensación de sobrecarga en el cuello, los hombros o la espalda (esta última es la más afectada). 
  • Irritación debajo de las mamas: la falta de transpiración ocasiona una mayor proliferación de hongos o bacterias y complica la higiene diaria. 
  • Dirección de los pezones: los senos caídos presentan un indicio notorio con la dirección de los pezones apuntando hacia abajo.
  • Marcas: los tirantes del sostén son causantes de marcas de hundimiento de la piel.
  • Limitaciones en ciertas actividades: al realizar ciertas actividades físicas se nota cierta limitación debido al tamaño de tus mamas.
  • Descontento: no estás conforme con el tamaño, forma o apariencia y esto causa problemas de autoestima.

Es posible que te sientas identificada con otras situaciones. Entre ellas, dificultad para encontrar sujetadores del tamaño que necesitas o marcas de color marrón-rojizo al quitarte el sostén. Lo mismo sucede con las erupciones cutáneas por encima de la región abdominal o una caída más pronunciada de los senos. Estas circunstancias son habituales y motivan una intervención en la mayoría de los casos.

Mamoplastia de reducción

Cuidados de una mamoplastia de reducción antes y después

Es esencial que sigas siempre las pautas de tu cirujano para que la intervención sea lo más precisa posible. Nuestro consejo es que dejes de fumar, como mínimo, un mes antes de cirugía mamoplastia de reducción. Igualmente, deja pasar un margen temporal similar para que la recuperación sea lo más eficaz y rápida. 

¿Qué hacer después del procedimiento? Existen muchas indicaciones que varían según cada paciente, cada procedimiento y cada evolución de recuperación. Sin embargo, debes prestar atención en otros indicadores de bienestar tras el procedimiento de una mamoplastia de reducción. 

  • Ingreso: en muchos casos, los pacientes pueden regresar a casa el mismo día o al siguiente, según el protocolo del cirujano. La intervención se realiza bajo anestesia general, y una vez que el paciente se recupera y es evaluado como seguro, se permite el alta. La estancia inicial en el hospital asegura una observación adecuada durante la recuperación. Es esencial tener un plan de transporte postoperatorio, ya que conducir no se recomienda. Un cuidador o familiar debe ofrecer apoyo en las primeras etapas de la recuperación en casa, con instrucciones específicas proporcionadas por el equipo de cirugía.
  • Postoperatorio: el dolor postoperatorio varía entre pacientes, generalmente implicando incomodidad inicial. Se implementan medidas para minimizar el malestar, como técnicas anestésicas y medicamentos recetados por el equipo de cirujanos. Estos medicamentos controlan eficazmente el dolor y se complementan con indicaciones del cirujano para el cuidado posterior, incluyendo el uso de prendas de compresión. Aunque es normal experimentar cierta incomodidad, el dolor es manejable y bien controlado, disminuyendo gradualmente con la recuperación. La comunicación abierta con el equipo médico es clave para abordar cualquier preocupación durante el proceso de recuperación.
  • Hábitos tras la mamoplastia de reducción: es necesario incluir algunos hábitos en tu rutina cotidiana para que la recuperación sea aún más exitosa. Además de seguir al pie de la letra las indicaciones del médico cirujano, hay que centrarse en el descanso y la recuperación, ya que es esencial evitar actividades físicas que requieren mucha fuerza o movimiento corporal. Una buena alimentación y una dieta saludable también influyen en este proceso y se debe tener cuidado con sustancias de tabaco y alcohol porque afectan negativamente en la circulación sanguínea y la cicatrización. Por supuesto, un seguimiento médico periódico es necesario para asegurar de que los resultados obtenidos son los deseados.

¿A qué edad puedo hacerme una mamoplastia de reducción?

En general, la edad más adecuada es aquella en la que la paciente ha alcanzado un nivel de desarrollo físico y emocional adecuado Obviamente, en nuestro equipo efectuamos un estudio para comprobar que la paciente es idónea para el tratamiento y priorizamos siempre la salud. 

Sobre si la mamoplastia de reducción puede hacerse en adolescentes, la respuesta es afirmativa. Las adolescentes o adultas jóvenes que han experimentado un desarrollo completo de sus senos y han pasado por la pubertad, pueden someterse a una cirugía de reducción de pecho. Esa es una cuestión que valoramos con nuestros especialistas tras llevar a cabo un estudio previo. 
Estas son las claves sobre la mamoplastia de reducción y sus implicaciones para tu vida cotidiana. Como es, supone una inversión no solo en estética, sino también en bienestar y autoestima. Es una de las propuestas con las que conseguimos cuidar de nuestras clientas y que forma parte de nuestros tratamientos corporales, siempre con la profesionalidad de Instituto Rubí y la garantía de Hospitales Universitarios San Roque.


Nuestro centro de Medicina y Dermatología Estética y Cirugía Plástica cuenta con el sello y la garantía de Hospitales Universitarios San Roque

¿Dónde estamos?

C/ García Tello, 5

Lunes a jueves: 8:00 a 20:00

Viernes: 8:00 a 15:00

928 012 669

676 953 006 (solo WhatsApp)

Las Palmas de Gran Canaria

Avda. Canarias, nº 131

Lunes a viernes: 8:00 a 20:00

661 111 711 (solo WhatsApp)

Vecindario

Facilidades

Financiación

*Amplias opciones de Financiación personalizadas con IKEA Family, TuMedicinaFinanciada, Santander Consumer Finance y Bankinter Consumer Finance.

Consulta condiciones en el centro y solicita una simulación de la financiación.